Cuando arrancaron las redes sociales todos íbamos algo despistados. Algunos no tardamos en aprender lo básico, la famosa netiqueta, y la convivencia se hizo más fluida. Dejamos de usar mayúsculas para no gritar a nadie, aprendimos a movernos sin invadir espacios ajenos y a no...