Quienes conocen la carretera del Mareny a Valencia saben que es una vía turística en la que se circula sin prisa ―y quien la tiene se la guarda―; donde ciclistas, tractores, furgonetas y coches conviven en un difícil equilibrio. Lo habitual en los días normales...

Hace quince días que me propuse publicar la nueva entrada del blog pero la vida no me deja. Problemas que deberían estar resueltos desde hace cuatro años se alaaaargan sin fin y me quitan energía y tiempo. Pero acabarán pronto. Y los acontecimientos se amontonan...