Cuando un autor publica una obra siente el mismo vértigo que un actor cuando se levanta el telón: no sabe si al terminar su actuación recibirá ovaciones, indiferencia o abucheos. En el caso de los libros el retorno no es inmediato, como en un cine...