Miedo me dan los talibanes de la sinceridad absoluta. Ser sincero, como antónimo de ser falso, es bueno, por supuesto. El engaño es una práctica perniciosa. Pero la sinceridad llevada a sus últimas consecuencias tampoco es una virtud, al menos desde mi punto de vista,...

A pesar de los muchos consejos que me dan al respecto, tengo la mala costumbre de mojarme en mis opiniones públicas, ya sea en Twitter, Facebook o mi blog, incluso en la columna sabatina del periódico cuando compartía página con mis admirados María José Pou...

Muchos son los que me preguntan cuánto falta para que salga la nueva novela. Es lo que tiene acabar la anterior dejando cierta expectación en el aire. Y yo les contesto que la cosa va para largo. No debería, pero así es.       Los motivos...