―Marcos, no podemos retrasarlo más. Mañana tiene que estar confeccionada la lista.Esa era la frase que no paraba de martillearle en la sien desde que saliera del despacho del director general. La lista. «Mandan huevos, ¿y por qué no la hace él?», se repetía irritado.Por...

Eran días de merienda obligatoria y carreras por los pasillos. De inocencia y sueños en blanco y negro. Eran días no siempre fáciles, ni felices, pero precisamente aquel grito de guerra que tronaba desde el televisor me obligaba a gritar a pleno pulmón un «bieeeeeeeeeeen»...