Hace unos días tuve una reunión con amigas de toda la vida, de esas que siempre están ahí, y cuando llegué a casa solo pude sentarme al ordenador a escribir. Todos dormían, era muy tarde, pero no pude evitar sentarme a escribir. ¿Por qué? Porque...

La demagogia y la cortedad de miras están a la orden del día. Mucho he leído esta semana en cuanto a lo inapropiado de las celebraciones futboleras, por muy hito histórico que fuera, cuando España va a la deriva y además, precisamente en ese momento...